El sombrero seleccionador de Harry Potter

Ayer estaba pensando que de alguna manera encontré el efecto del sombrero seleccionador de Harry Potter. Si, en la vida real aunque no lo creas. Y fue precisamente en una biblioteca, fue un día muy lluvioso por lo que ese lugar le daba un lugar mas acogedor para mi. Mientras buscaba algo que me llamase la atención apareció en forma cuadrada su cara y muy dura, si, así como lo recordamos en la película que saco una sonrisa de nuestro rostro mientras veíamos la pantalla grande o era una película de rutina en cualquier canal de televisión.

Hagamos memoria…

Recuerdas cuando ese sombrero con rostro humano y hablante dirigía a cada alumno de Hogwarts hacia su destino o al menos eso creíamos. Por ahí escuche una frase célebre que dice: «cada persona es el hacedor de su propio destino». Cada día queremos ser parte de algo así como musitaba Harry: «Gryffindor, por favor, Gryffindor». Como si en realidad el mundo mágico supiera las verdaderas intenciones del corazón y que la intuición en ocasiones es el mejor camino hacia el éxito. En realidad se nos ha enseñado a construir con creces nuestro coeficiente intelectual y lo cual no esta mal; pero sinceramente necesitamos explotar aquella parte creativa e innovadora que viene de nuestros deseos mas profundos y el producto de la inteligencia emocional. Un conjunto muy asombroso: el cerebro. Justo a donde el sombrero seleccionador se posicionaba para deslumbrar a los oyentes, gritando su asombrosa elección.

Siguiendo con mi instancia en el hogar de ideas en papel…

Entonces, mientras me encontré cara a cara con el efecto seleccionador, tome el libro y rápidamente me atrapo con unas ganas de comprarlo inmediatamente como siempre había ocurrido. En esos instantes llegue a la conclusión de siempre: «Todo el tiempo he creído firmemente que los libros te seleccionan a ti y no viceversa». Cada vez que un libro atrapa mi atención aunque este fuera de mi alcance y me obligue aún a quedarme de puntillas considero que me esta buscando de alguna manera. Sabes, siempre me queda un buen sabor de ello, todos los libros que han venido de esa manera a mi vida me han hecho crecer. Y como el sombrero seleccionador: ¡Me han impulsado un poco mas hacia mi grandioso destino!

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

Sin dudas tenemos muchos sueños, buscamos grandes posiciones y queremos ser admirados. No es malo tener un sueño pero el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *