The Shack

 

En ocasiones mientras tomamos un rumbo, un camino, una nueva aventura, surgen desafíos que se anteponen a nosotros y no de una manera insignificante, sino de una manera potente e intimidante. Sin embargo, surge algo en medio de la herida, crece una pequeña esperanza. En la película en medio de aquella situación difícil nace un árbol en un jardín hermoso.

Hay un jardín que debes nutrir y cuidar…

Todos tenemos un jardín que usualmente no se nos enseño a cuidar, en la escuela no recibes un curso para esto. No es común en las universidades y donde trabajamos. Si, estoy hablando de proteger nuestra mente.

Muchas veces es un depósito abierto al público, todos entran y dejan lo que quieren en ella y luego nos preguntamos porque tenemos vidas fracasadas y desdichadas. En cierto punto es por ello, sin darnos cuenta y porque nadie nos enseño que no debíamos hacerlo le entregamos la llave de nuestro jardín a todo el mundo y ellos como buenos viajeros de lo desconocido van por ahí tirando desesperanza, heridas que nos marcan, insultos, desprecios, rechazos, conformismo, el no puedo, no seras nadie, no debes tener sueños, eres un fracasado, etc. Sin darte cuenta tu jardín anidó una gran cantidad de cuervos que convirtieron algo tan bonito creado por Dios en un solitario cementerio.

Pero, hay una excelente noticia: «¡Hay una salida!»

La biblia habla sobre la renovación de nuestro entendimiento, la iluminación de nuestra mente, al comprender y aplicar los principios universales que se encuentran en las escrituras. Dios te diagnostico pero a la vez te dio la cura, la cual se encuentra en Su palabra; en Jesús.

La batalla se da en la mente, por ello debes mantener los pensamientos correctos y alineados a lo que Dios dice de ti. No hay peor tragedia que vivir con escasez mental. Nada puede ocurrir si no crees. La fe es el camino hacia lo mejor de Dios para ti. Sin dudas, te esperan grandes cosas pero es necesario que tomes acción en ello y en medio de cualquier circunstancia aprendas a tener una actitud 180.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Crosswalk.com

 

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

Recuerdo que en una ocasión me apodaron "Park" cuando era pequeño, porque decían que jugaba mucho en el parque. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *