Ya di los 50 dólares por ti

En la película de «The greatest game ever played», podemos ver varios puntos importantes que pueden motivarte a no renunciar a tus sueños. Sin dudas, Francis Quimet experimento una travesía parecida a la lucha entre David y Goliat.  Ambos salieron del anonimato y nadie daba un centavo por ellos. Eran en otras palabras unos simples aficionados. Uno del deporte de la guerra y el otro del golf. Cuando Quimet pide apoyo de su padre no quiso darle 50 dólares para demostrar su talento y durante el film sufrió la desaprobación de él. Muy parecido a muchas de nuestras circunstancias.

El pequeño Caddie…

En escena aparece otro pequeño, pero éste si de estatura, porque los grandes en espíritu de los ya mencionados no entran en este campo. Si, Eddie fue un elemento importante, porque aquello que carecía en estatura lo tenia en animo y esperanza para Francis. Reiteradas veces trasmitió aquella confianza clave para ganar. Aquello que solo tiene un campeón.

Exaltados por el gane…

Nunca olvidaré aquella escena final cuando todos están alzando a Francis y Eddie al ganar el campeonato contra todo pronóstico. Las personas comenzaron a sacar dinero de sus bolsillos y se los daban, cuando de repente en medio de los sollozantes gritos de la multitud esta una mano extendida con un billete, el cual creo eran 50 dólares, era el padre de Quimet quien lo veía con orgullo. El papá reconoció en el hijo aquel coraje que quizás se esfumo en su corazón con el tiempo.

Ya di los 50 dólares por ti…

Quise poner a Francis como ejemplo pero fue inspiración. Si, porque mientras esa parte de la película pasaba lentamente, pensé: «Dios desde hace muchos años, aún antes de que yo naciera, ya había dado esos  50 dólares por mi, su mano ha estado extendida por mi». Cuando nadie ha creído en ti, Dios te recuerda que el ya lo dio todo por ti. En sus ojos tu ya ganaste el campeonato de golf. Ya ganaste el partido de la vida. Él como suele hacerlo siempre, ya aposto por ti. Él te dice: «Ya di los 50 dólares por ti». 

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

En una ocasión tuve el privilegio de conocer estudios universales. Lo que me llamo mucho la atención de este lugar era el ambiente,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *