La pequeña Esther

Inspirado en la vida de la pequeña Esther, hija de Frank Bartleman.

De mañana te fuiste,

Así como la inocencia,

Se fue, un día, de este mundo triste,

Sin remedios, un siete de enero partiste.

Tus padres lamentaron lo que viviste,

Pero no como aquellos que vagan sin esperanza,

Su gloria de la mañana, siempre serás, no lo olvides,

Porque sin dudas a la puerta celestial volviste.

A los ángeles y Dios siempre los tuviste,

Gloria de la mañana, siempre serás, no lo olvides,

Así como el cielo se parte día a día,

De tal manera fue tu adiós, al corazón.

¡Oh pequeña Esther!, ya veo por qué tu nombre,

Pues en ti, gran doncella, vimos siempre,

Las cosas del lado del cielo.

Fotografia: Creado por Jigsawstocker – Freepik.com

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *