Me gustan mucho las ciencias, en especial las ciencias físicas, aunque he llegado a la conclusión, sin sonar humilde, que fue resultado de la ayuda de Dios.

Los científicos dicen que en el lado derecho del cerebro tenemos la lógica, el raciocinio, aptitudes para las matemáticas etc. En cambio, el lado izquierdo poseemos creatividad, aptitudes para escribir, entre otras. Mi persona gira mas al lado izquierdo, considero que tengo más desarrollado ese lado. Todos tenemos más habilidades de nacimiento en un hemisferio. Te comento que después de haber cursado 5 años de ingeniería industrial concluí que el Señor ha sido mi lado derecho todos estos años, y no solo eso, pero refiriéndome detalladamente en el tema que estoy explicando.

Al punto que quiero llegar es que no considero mala la ciencia, todas las que abarcan en el mundo del conocimiento, por ser creyente en Dios. Sin embargo una ocasión leí esta frase que, te presentaré a continuación,  es para mí muy acertada y válida.

 “Dios se revela como Verdad a quien busca la verdad; Dios se ofrece como amor sólo a quien ama. La búsqueda de Dios no puede ser, pues, solamente intelectual, es también necesidad de amor: parte de la pregunta fundamental:<< ¿Qué amo, oh Dios, cuando te amo a ti?>>”-San Agustín (Filosofo, año 354-430 d.C.)

Después encuentro más argumentos sólidos con respecto al mismo tema en el libro de Alfonso Ropero, Introducción a la filosofía, página 155:

“Lo más que podemos decir es que las ideas que Dios pone en la mente antes de nuestro contacto con los sentidos, no las tiene la mente en sí misma como cosas propias, sino que pertenecen al espíritu de Dios, el Verbo Luz. Es el Verbo de Dios el que vive en nosotros y nos sostiene ayudándonos a conocer. Sin Cristo, andaríamos a ciegas. De modo que cuando el hombre descubre la verdad en cualquier reino del conocimiento está pensando los pensamientos de Dios a la manera de Dios y después de Él.”

Por ende llegamos a la conclusión que la ciencia no puede ser la verdad, es muy cambiante. La Verdad es una persona, Jesús, que se reveló a los hombres hace miles de años. Los hechos a través de los años lo han demostrado.

Los científicos desvarían mucho cuando pretenden hacer cálculos  a través del tiempo. Te has fijado que muchas de las aseveraciones más firmes de una época quedan pronto desacreditadas y relegadas al olvido. Solo por mencionar una de ellas:

En una ocasión un astrónomo dijo que el Sol explotará, esparciendo todos los planetas que giran junto con él. A medida que el Sol utilice sus componentes nucleares, su intensidad se aumentará y la atmosfera de la tierra se calentará paulatinamente. En unos cuantos millones y millones de años la vida en la tierra no será posible a causa de ello. Todo hervirá y se evaporará, dando paso a una tierra ardiente que, luego se encogerá por medio de una serie de explosiones pequeñas y se extinguirá mediante una gran explosión.

Ahora bien, hace menos de 50 años, la última palabra de la ciencia era que el Sol se estaba enfriando y la vida en el mundo sufriría de frio, pero como el profesor que mencione anteriormente ya no sostienen lo mismo, hoy todo es completamente al revés.

¿No puede ser la verdad? ¿No?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Created by Tirachard – Freepik.com

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

  Sin dudas tenemos muchos sueños, buscamos grandes posiciones y queremos ser admirados. No es malo tener un sueño pero el