La experiencia más bella de nuestra vida es que Dios sea nuestro capitán, Él siempre está dispuesto a guiarla sin importar que tan desordenada se encuentre. Solamente debemos dejar que su amor fluya. Después de haber entendido las notas sobre el tema “el tesoro de Dios”, publicadas semanas anteriores las cuales puedes encontrar en esta misma sección, es momento que dejes fluir esas grandezas, pero en especial el amor.

El amor de Dios no se puede describir en palabras pero si en hechos. Recuerdas, ¿hechos de los apóstoles? ¿Sí?  Entonces, tú también tienes esa misma capacidad de caminar en amor porque si eres cristiano el Espíritu Santo habita en ti.

Recuerdo una historia cuando un hombre navegaba por el mar, le gustaba navegar porque era la manera  en que él se podía comunicar con Dios, comentaba con sus amigos sobre los grandes paisajes, las olas, las experiencias etc.

Lo curioso es que navegaba donde nadie frecuentaba, cada semana hacia lo mismo, cada día que regresaba de esos viajes, su cara brillaba todavía más. Luego  de  esa hermosa historia comprendí que cuando dejamos que Dios nos guíe en el mar de nuestras vidas y dejamos que su amor fluya en nosotros podremos ver estos grandes paisajes y las personas notaran ese gran cambio que hemos tenido.

Continuando con la historia de aquel hombre, esos grandes paseos se convirtieron en parte de su vida, todos los sábados hacia lo mismo, en si no tenia dirección y agenda establecida, el barco se dirigía donde su corazón le decía, en ocasiones los días eran muy soleados y acompañado de ese momento radiante decía: “¡Oh Dios siento tu calor!”, repetía ésta frase  todo el camino. Era algo especial para él.

Esa misma sensación la podemos vivir en la vida diaria, ¿has estado en esos momentos cuando dejas fluir el amor de Dios a los demás y puedes sentir esa gran llama en tu interior que te quema por dentro?, yo creo que eso sentía este hombre, cuando tú navegas día a día en la cotidianidad tienes la oportunidad de demostrar lo mas que puedas, hasta donde den tus fuerzas, que ser un hijo conducido por un padre amoroso es lo más extraordinario que te pudo haber pasado.

Si escudriñamos las escrituras dicen: “bajo la sombra del deseado me senté y su fruto fue dulce a mi paladar”. Cantares 2:3.  La biblia nos dice claramente que cuando nosotros actuamos con una actitud de fe, esperanza, el mejor capitán del mundo es el rey de reyes que lo puede todo y por eso podemos confiar en Su criterio y Sus caminos.

Cuando dejamos que Él tome el control de nuestras vidas y es el centro de nuestro entorno, las circunstancias empezarán a cambiar a nuestro favor. La gran mayoría de personas piensan solamente en sus fuerzas, que consiguen con su propio esfuerzo, pero déjame decirte algo, si piensas de esta manera es necesario cambiar de canal, es necesario recorrer otros océanos, transformar nuestra mentalidad y permitir que Dios realice su parte. Amiga y amigo, yo deseo que esa llama, el fuego que obtuviste se demuestre en este momento, hoy.

Tú puedes ser el día en la vida nocturna de alguien más porque en estos tiempos la humanidad, el mundo, necesita de alguien tan especial como tú, alguien lleno de esperanza, positivismo, alegría, comprensión, solidaridad. Lleva la luz de Jesús a toda esa oscuridad, medita en este pensamiento: “Dios ilumina el universo. Por eso, no por casualidad creo la luz, la creo porque le pareció buena”. Si tomas estos hermosos consejos, ¡Tu vida puede ser una película más brillante que los Piratas del Caribe!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografia: http://periodicocorreo.com.mx

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

  Aquellos que vagamos con esperanza y que aplicamos diariamente esa sustancia para poder sobrevivir nos topamos con milagros que nos