Sentimientos con suspiros episodio III

Existió un hombre que fue conocido por pelear con leones y osos, por ser humilde en toda la trayectoria de su vida, por danzar ante todos en presencia de Dios. Ungido hasta la médula. Fue un hombre con errores y defectos; pero el Señor cumplió Su destino en él. Su nombre era elogiado y honrado cada vez que decían: “Hijo de David, ten compasión de mi”; mientras el Maestro caminaba en la tierra. Fue rey de Israel y tenía una guardia personal de las más sorprendentes que haya existido. La cual poseía, tres valientes, que para mí fue impresionante lo que hicieron…

Me encuentro aquí en medio de esta fortaleza, protegido en esta cueva, parece ser que el calor y  el olor de mis enemigos que, se encuentran a la distancia, se acercan por medio de la brisa, me hacen desear con mas ganas el agua, porque estoy sediento, acompañado de esos pensamientos suspiro David: “Ojala pudiera yo beber agua del pozo que está a la entrada de Belén”. Acá entran en escena los tres valientes, estos que estaban lo suficientemente cerca del rey como para escuchar su suspiro, por lo que unánimes, sin ni siquiera escuchar orden alguna, pensaron: “por primera vez haremos algo que nunca hemos hecho. Ésta es nuestra oportunidad, hay que cumplir el deseo de nuestro rey”. Entonces, se metieron en el campamento filisteo, sacaron agua del pozo de Belén y se la llevaron a David. ¿Qué les sucederá a estos valientes por quebrantar el protocolo militar? ¿Les espera la muerte o perder la milicia? ¿Qué sucederá con los invisibles? …

Mi primera vez…

En innumerables ocasiones nos hemos perdido de lo mejor de Dios por no arriesgar, por permanecer en la barca. Mientras los años avanzan la capacidad para tomar iniciativa es mas pensada y meditada, ya no es como niños. Cuando actúas como ellos crees solamente y haces lo que Dios te ha mandado a hacer.

A veces me he preguntado: ¿Cuántos suspiros han salido del corazón de Dios que yo me los he perdido?

Por ahí leí una vez: “si quieres ver cosas que nunca has visto, haz cosas que nunca has hecho”. La capacidad para tomar decisiones en función del Reino de Dios, es lo que nos vuelve hombres y mujeres valientes que dijeron no a la invisibilidad. Aquellos que dieron la milla extra, que aguantaron un poco más.

Debemos estar en el lugar indicado a la hora exacta, puede que la gran oportunidad de Dios para tu vida venga disfrazada de: un suspiro de un cliente, un suspiro de tu jefe, un suspiro de las personas esperando que alguien les presente el plan de salvación, aquellos sentimientos de aquellos que denotan desesperanza, el suspiro de una compañía que espera a alguien con excelencia y determinación. Tantos sentimientos con suspiros que están esperando por ti.

Llegaron los valientes…

Cuando llegaron los tres invisibles a donde David, el dio una carcajada y dijo: “¡Que el Señor me libre de beberla! ¡Eso sería como beberme la sangre de hombres que se han jugado la vida!”. 2 Samuel 23:14.

Desde ese día ya no eran más los tres invisibles, sino los tres más famosos, de los cuales dice la biblia nadie se comparo con ellos. Ni siquiera el soldado que con su lanza mato a trescientos hombres o Benaías que se metió en una cisterna y mato un león, mientras nevaba. ¡Es que, quien escucha un suspiro, no vuelve a ser el mismo!

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

https://www.youtube.com/watch?v=OYYHA3B6Ilo En el trailer de esta película que, fue una adaptación de la novela gráfica desarrollada por Pierre Christin y Jean-Claude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *