Recibe el perdón

A las personas les cuesta perdonar porque no reciben el perdón de Dios; piensan que Dios actuara de la misma manera que los humanos. Creen que Él dirá: “oye no te he perdonado por aquella falta que cometiste hace años; hey acuérdate de todas las cosas que me has hecho, no creas que te perdonare”. ¡Claro que no!, eso no es cierto; no creas esa mentira. Dios te perdono desde la primera vez que le pediste perdón. Y se olvida al instante de ellas. Quiero que te guardes esto en tu mente: El nunca más los recuerda (ver Isaías 43:25).

El perdón es liberador y sanador; el perdón te da gozo. Por eso debemos ser prontos para perdonar al igual como lo hace Dios; lo sintamos o no el perdón se debe practicar día a día.

Es momento de soltarlo…

Siempre que vamos a un restaurante puedo ver con frecuencia que las personas revisan minuciosamente su cuenta; verifican cada detalle para no pagar algo que no han consumido. Al parecer en la vida diaria está pasando lo mismo, las personas que les cuesta perdonar en la mayoría de los casos van guardando todas las cosas que les hicieron en una cuenta interminable; cada día se le agrega un plato mas de falta de perdón a esa lista. Quiero decirte que es momento de dejar de ser un buen contador. Puedo escuchar por ahí: es que tu no comprendes lo que a mí me han hecho por eso es fácil hablar. Yo no podré comprender tu dolor del pasado; pero deseo que entiendas que Jesús ya lo pago todo, su sacrifico fue perfecto, el ya saldo todo; nadie te debe nada; el amor de Él es suficiente para ti. Es momento de soltarlo… aun cuando no lo sintamos y las personas no merezcan nuestro perdón. Suéltalo.

Yo no me perdono…

El otro punto que quiero recalcar es cuando no podemos perdonarnos a nosotros mismos; puedes decir: “está bien yo sé que Dios me perdono pero aún así yo lo defraude y no me puedo perdonar lo que hice; yo hice un aborto, no puedo perdonarme voy a vivir toda la vida con mi culpa tal vez así pueda recibir un poco de lo que merezco; es demasiado grande mi error, Dios no perdona esta clase de errores, mucho menos me perdonare a mi mismo/a”.

Estos son algunos ejemplos, creo que llenaría muchas páginas escribiendo tantos de ellos; pero mi punto no es recordarte cada uno de ellos, sino recordarte esté versículo tan libertador: «…para que reciban, por la fe que es en mi, perdón de pecados y herencia entre los santificados» Hechos 26:18. Puedes ver que dice la palabra «reciban», por tanto acéptalo hoy y perdónate a ti mismo porque no hay manera de ganar el perdón, es una gracia que solamente se decide recibir. Suéltalo… Hoy es un buen día para hacerlo.

¿No has perdonado a Dios?

Hace unos días escuche hablar a un amigo muy cercano sobre una relación que finalizo con su novia; se encontraba devastado y no comprendía porque todo aquella era tan doloroso. Sus palabras fueron: “yo no me considero una persona mala… no entiendo por qué Dios permitió que me sucediera esto; es tan injusto”. Hay muchas personas parecidas a mi amigo, creen que Dios les envió ese mal y se enojan con Él. Aunque te parezca raro sucede a menudo, las personas no perdonan a Dios. Si tu eres una de ellas te ánimo a que te reconcilies con el Señor. Por supuesto que Él no necesita  tu perdón; pero es necesario que comprendas que el único que puede ayudarte a salir de tu situación dolorosa es Él. Dios lo quiere hacer; Él tiene el poder para sanarte emocionalmente. ¡Recibe hoy el perdón de Dios!

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

https://www.youtube.com/watch?v=OYYHA3B6Ilo En el trailer de esta película que, fue una adaptación de la novela gráfica desarrollada por Pierre Christin y Jean-Claude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *