Coleccionista de trofeos

Existe una vitrina de trofeos  que solamente uno mismo puede apreciar en el interior, ella se encuentra en nuestro corazón. Nadie fuera de ti puede modificarla o verla, es exclusivamente tuya. Todos tenemos una y guardamos momentos, cosas o situaciones que nos marcaron.

Es importante tener claro que tenemos ahí. Es nuestra responsabilidad tener un corazón limpio y lleno de las cosas correctas. Despojándonos del orgullo, la angustia, la tristeza, el odio, resentimiento, falta de perdón y también dejar de ver los momentos buenos del ayer.

Olvidarnos del pasado completo; los instantes gloriosos y trágicos. Eso es liberador. Si nos llenamos de trofeos negativos será muy pesado nuestro equipaje, y cuando vengan las cosas maravillosas que Dios tiene preparadas para nosotros no habrá espacio; lastimosamente se marcharan.

 “¡Por favor que no se vayan!”

La expresión de líneas arriba debería ser nuestro estandarte cada mañana con respecto a las cosas extraordinarias que nos  están esperando a la vuelta de la esquina. Al despertar tendríamos que tener una actitud 180 sin importar las circunstancias, sabiendo que Dios tiene muchas oportunidades para nosotros. Eso no significa que se niega la realidad, sino que se tiene  esperanza en que cosas asombrosas pueden ocurrir en un santiamén.

¡Mis mejores momentos se encuentran en mi futuro! 

Esa si es una expresión de triunfo, no perderé mi tiempo viendo los éxitos pasados ni las experiencias dolorosas, enderezare mis hombros y caminare hacia la conquista. ¡Ya no seré mas un coleccionista de trofeos!

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

https://www.youtube.com/watch?v=OYYHA3B6Ilo En el trailer de esta película que, fue una adaptación de la novela gráfica desarrollada por Pierre Christin y Jean-Claude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *