Se ríen de los grandes

La hora productiva…

Mientras transcurría el tema de la clase de Estática el profesor menciono algo que nunca olvidare y fue de inspiración para esta nota. Durante su explicación hizo una pausa que luego se convertiría en una anécdota de mucha sabiduría. Empezó a contarnos, ese momento lo  llamó «una distracción mental», que una vez en el pasado dijo: «Un día saldrán los controles para manejar los televisores desde el sillón»; ¿Te  imaginas un poco la edad que tenía no?, nunca quiso decirnos; pero seguido de ese comentario lo único que recibió de parte de sus conocidos fue burlas y carcajadas.

Al final de su anécdota uso la siguiente expresión: «Se ríen de los grandes»; al escucharla no pude evitar no dejar de pensar en aquellos hombres que por declarar su Fe han sido criticados y hasta tildados de locos.

¿Te sientes identificado?

Es posible que algo parecido te haya pasado últimamente, sé que no es una historia para enmarcar en un cuadro, de ninguna manera es agradable. Sin lugar a dudas todos hemos vivido alguna crítica y burla por lo que creemos, más si viene de la gente negativa. No siempre los demás entenderán tu forma de ser.

 ¿Qué te animo a hacer?

El secreto es estar consciente que las opiniones de los demás siempre van a existir, es inevitable; pero la actitud que tomes ante esas posturas es la clave. Si, lo importante es que tú creas en tus sueños, no los demás, si lo que mencionas es motivo de risa, entonces quiere decir que ese ambiente no es para ti. Necesitas volar más alto y dejar las mentes limitadas que, de alguna manera, quieren civilizarte y detener todo tu potencial.

Por si tienes dudas, escogí un ejemplo para ti…

Un gran ejemplo de esta afirmación se relata en la biblia en Marcos 2:4-5: «Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralitico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralitico: Hijo, tus pecados te son perdonados».

¡Cuando leí este pasaje bíblico me imaginaba las caras de asombro de la multitud al ver a cuatro hombres subiendo a una persona discapacitada en un techo! ¿Acaso no estaban un poco locos?

Amigo/a lo que quiero decirte el día de hoy es que no te vayas a extrañar de que las personas incrédulas te tachen, critiquen y hablen de tu Fe. Anímate y recobra ánimo, hoy es un buen día para hacerlo. Si alguien por ahí hace un comentario destructivo, solamente di: “Yo no me identifico con eso”.

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

La ansiedad y la preocupación son pensamientos que invaden nuestra mente para obstaculizar nuestro máximo potencial. En realidad es un

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *