Cubículo 1×1

¿Alguna vez has sentido esa sensación que no te gusta lo que te encuentras haciendo?

¿Quisieras estar realizando los sueños de tu corazón y dejar lo que estás haciendo en este momento?

Quizás deseas terminar de estudiar y dedicarte de lleno a tu profesión, cinco años de estudio es demasiado por lo que quieres que  velozmente se esfumen o el trabajo que estas ejerciendo no te gusta, hay algo más grande dentro de ti. Tal vez tu situación no se menciono acá, hay mil y un ejemplos.

Precisamente a todos ellos les llamo: «cubículo 1×1«.Es decir, los famosos «comienzos pequeños»; la posición del anonimato y resurgir.

La anécdota de una persona me inspiro,  me contó que en su lugar  de trabajo los compañeros la molestan con el espacio donde se encuentra, pues, es un cubículo de 1m x 1m de distancia.

Aunque pensándolo bien…

Sin embargo nadie más podría trabajar ahí; ese lugar está justo a su medida. No termina ahí, es un lugar donde nadie lo ve, es tan pequeño que pasa desapercibido. Lo cual me hace pensar que se encuentra ahí con un propósito.

La clave es esta: no debes acostumbrarte a los «cubículo 1×1”.

Ahí te lanzo un avión de papel (un  ejemplo).
Antes de cumplir los 18 años yo ahorre para poder pagar la academia de manejo y la licencia de conducir. ¿Qué crees que me decían las personas?, me decían: ¿por qué te vas a meter en eso acaso ya tienes carro o sabes que tendrás?, mi respuesta siempre fue no, porque la verdad no tenía  y  aún no tengo un carro propio; pero aún así Dios actualmente me ha bendecido y ha enviado varios carros para que los maneje, el lo ha hecho aunque no lo creas. Mi actitud de antes era esta: yo tengo que prepararme para el momento que vengan los carros. Tengo que estar listo. Tienes que estar preparado para los grandes momentos. En ningún momento me detuvieron las afirmaciones negativas de los demás. Gracias a Dios me prepare como debía en los famosos: «cubículo 1×1».Te ánimo a hacer lo mismo, quieres lluvia entonces llévate una sombrilla.

Profundizando un poco más…

Una situación que, puede marcarnos para siempre y aunque llegue a pasar, sin lugar a dudas siempre la llevamos en nuestro pensamiento, limitando nuestro presente y futuro. En otro caso podría ser diferente, quizá esa experiencia nos enjaule al conformismo creyendo que es a lo más grande que podemos aspirar y como ya lo conocemos entonces mejor permanecer inmóviles en ese lugar a imaginarnos un escenario diferente. Es más fácil ponerse el ropaje de la comodidad.

Quizás te preguntes: ¿Cómo quieres que me arriesgue si hoy no se sabe? ¿Acaso no te has dado cuenta que estamos en crisis? ¿Acaso dejare este trabajo seguro?

Si, porque de alguna manera sé que en ti esta el deseo de superarte, aunque no sabes cómo. Hay un sueño ahí adentro del baúl de tu interior que está esperando una llave para salir a la luz. Eso es precisamente lo que vengo a desenmascarar, en realidad ese «cubículo 1×1» que te detiene, llámale como tú quieras (trabajo, soledad, falta de amigos, sueños muertos, etc.), es en realidad una excusa. Si, las excusas suelen ser tan crueles que te pueden privar de tu felicidad  y éxito.

¿Qué te animo a hacer? 

Haz una acción ahora mismo.

En una ocasión a un famoso escritor le comentaron que había una feria de libros donde él podía promover su libro de éxito, solamente que estaba a una semana de distancia del evento. Lo cual se excuso que era muy poco tiempo, que ya era demasiado tarde; pero interrumpiendo la persona le dijo: “¡Esa es una excusa!”

Reponiéndose reconoció que era cierto, entonces ese mismo día realizo una acción, compro el pasaje de avión para ir a ese lugar. ¡Tomo una acción rápida ese mismo día!
El resultado fue tan inesperado, en esa feria obtuvo 8 contratos con editoriales para publicar su libro en diferentes idiomas y países. Waooohhhh!!!

 Planea una estrategia.

Después de tomar una decisión que sostenga tu ímpetu de, deshacerte de tu excusa, busca una manera de realizar tu meta de una manera creativa e innovadora. Siguiendo con el ejemplo anterior, el famoso escritor después de comprar el pasaje, se sentó en su mesa, encendió la computadora e hizo un pequeño, brochure sencillo, explicando en síntesis su libro de éxito, lo hizo breve y con mucha creatividad.

¡No veas la hora, apresúrate tus sueños aguardan!

Comentarios desde facebook

Artículos recomendados

https://www.youtube.com/watch?v=OYYHA3B6Ilo En el trailer de esta película que, fue una adaptación de la novela gráfica desarrollada por Pierre Christin y Jean-Claude

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *